dedeté

Sitio de humor cubano

8 de abril de 2020 18:04:00 | Edición impresa | Síguenos en: rss

Noticias y chismes

cortar

“Capital”, una arrancada gráfica para Boloña

aumentar disminuir imprimir

Por Yoandry Avila

Con la inauguración de la exposición Capital, del caricaturista Adán Iglesias Toledo y el fotorreportero Heriberto González Brito, comenzó este 7 de febrero en la galería de la biblioteca pública Rubén Martínez Villena, el programa de presentaciones de Ediciones Boloña en la XXIX Feria Internacional del Libro (FIL) de La Habana.

La muestra, señaló Iglesias Toledo, agrupa elementos arquitectónicos dispersos por toda La Habana y que son un ejemplo fehaciente del eclecticismo presente en la ciudad. Los creadores imbrican detalles fotográficos de rejas, ventanas, pisos, relieves, fachadas y otros elementos constructivos con las viñetas de la familia tipográfica de José Severino Boloña, quien fuera el más reconocido impresor del decimonónico cubano.

Los motivos que hemos escogido hablan del desarrollo de la ciudad, subrayó el también director del suplemento humorístico DDT, del periódico Juventud Rebelde.

Para el periodista e investigador Mario Cremata Ferrán, director de Boloña, la exposición no está exenta de la vis cómica que distingue la obra del caricaturista; sin embargo, con la apoyatura fotográfica del lente de González Brito (del semanario Trabajadores) invita igualmente a reflexionar en porciones de la capital que son pasadas por alto por quienes la visitan o la viven.

En ese sentido, la periodista Julieta García Ríos, desde sus palabras del catálogo, reflexiona que Capital aglomera lo disperso y pocas veces observado: Lo que a partir de ahora debe ser más «visualmente activo» para el que se detiene ante estas imágenes.

La muestra es hija de esa obsesión de Iglesias Toledo de anotar en una libreta cuanta porción de ciudad redescubre y le llama la atención: obsesión que luego se convierte en imperecedera instantánea cuando su amigo y colega aprieta el obturador en las coordenadas señalas.

Mientras, el fotorreportero señala la arista documental del proyecto, al contribuir a perpetuar en el tiempo la memoria colectiva capitalina, pues algunos de los  lugares y elementos fotografiados ya se han perdido.