dedeté

Sitio de humor cubano

19 de septiembre de 2019 23:38:44 | Edición impresa | Síguenos en: rss

Noticias y chismes

cortar

Humor cubano contemporáneo: Mirada en todos los sentidos

aumentar disminuir imprimir

Por Luis Enrique Kike Quiñones

Nacer en Cuba significa- convenciones aparte- tener la posibilidad de ser identificados en cualquier lugar del mundo como personas de carácter y a la vez desenfadadas, pero no existe sitio por donde transitemos desapercibidos, quizás por el aquello de que: &o no llegamos o nos pasamos.

Nacer en Cuba significa, también, ser portadores de un extraordinario sentido del humor desarrollado con agudeza de la mano de creadores y públicos, porque, no le quepa duda a nadie, el humor no es el trabajo de un guionista, o de un grupo de actores, ni siquiera de un equipo creativo; es el resultado de un ejercicio del sistema de comunicación-percepción-creación artística, que en esta manifestación se degusta especialmente con el aplauso, la risa, la sonrisa y hasta el estado de gracia.

He querido tomar como punto de partida estos elementos, para ayudar a entender que el humor nunca es en un solo sentido, sino que a diferencia del manejo que se hace de la información en los medios de comunicación, incluido internet, sobre las masas, el humor tiene que operar ineludiblemente con referentes identificables y creíbles que les pertenezcan a esas masas, de lo contrario no tendrá el impacto deseado; rápido y feo, no funcionaría.

Así encontramos en nuestro panorama humorístico disímiles propuestas que rápidamente se identifican con el público en la plástica, la literatura, el cine, pero sobre todo en la televisión y por supuesto, en la madre de todos que es el teatro.

Varios son los ejemplos, que desde el siglo XIX hasta hoy han ido calando en la gente con gran impacto popular, sobre todo por la impronta de personajes que se identifican muy rápido dentro de la sociedad y a los que el arte no puede renunciar.

Así llegamos, por ejemplo: al programa más popular, hoy, en nuestra televisión que perfectamente puede ilustrar lo que se expresa en los párrafos anteriores.

Cada semana encontramos las peripecias de Pánfilo y sus vecinos en un entramado de diálogos y situaciones que operan con la inmediatez -un hecho heredado del más auténtico teatro vernáculo cubano-, representados por personajes que nos circundan en la Cuba actual, lo que les garantiza el éxito del espacio.

Así encontramos al protagonista, un señor mayor noble y servicial que tratando de ayudar casi siempre termina enredado por su amigo Chequera, músico de poca monta, es más pícaro y se aprovecha, yo diría que abusa de la amistad del protagonista; está el personaje de Ruperto Marcha Atrás que nos enseña el lado retrógrado de la sociedad en un pensamiento patriarcal y homófobo; encontramos también a Chacón en su pose de maceta, Aguaje como vaga rata callejera y otros entre los que destaca Facundo, representación del dirigente que practica la doble moral y el oportunismo en función de su propio beneficio, para él los medios en función del fin pueden ser variopintos aunque haya que mentir o sacrificar valores éticos, lo importante es salir airoso en su empresa.

Como podemos ver, estos personajes no son más que la asunción de arquetipos a partir de los cuales se moldean conductas y modos de pensar de los individuos y que son manifiestos en nuestra sociedad, más allá de que sean representados o no.

Asumir que los personajes son creados para desacreditar las instituciones o para agredir a las personas que asumen la vida de manera disciplinada, es seguirle el juego a los que realmente se alejan de lo que queremos como sociedad, es quitarle el mérito a los que, de manera honesta y altruista, que en Cuba son muchos, trabajan por llevar adelante este país.

Los personajes reflejan actitudes que subsisten en los hombres; afortunadamente para los creadores del humor, desafortunadamente para la sociedad, esas actitudes y esos hombres que las asumen están ahí siendo material de estudio de los creadores y blanco de críticas del pueblo, que es al final, quien se perjudica con su accionar.

Trabajar el humor a partir de referentes ajenos lo convierte en un ejercicio vacío e inútil, ya de eso tenemos bastante y bien sabemos que no son los creadores los responsables de ello.

Recientemente en una conferencia sobre el surgimiento del humor, el intelectual cubano Francisco López Sacha expresaba: No se puede condenar el acto cómico porque se remita a los problemas sociales, porque el nivel referencial del acto cómico es la propia sociedad. Por eso no es condenable.

Y es que el humor va a contrapelo para mostrarnos el lado que la sociedad no quiere que sea mostrado, es arena y no aceite en el funcionamiento de las dinámicas sociales, por eso, al decir de Patrice Pavise: &es corrosivo con la sociedad.

Por otra parte, es lamentable que no contemos en nuestro país con el concurso del ejercicio de la crítica atinada sobre esta área de la creación. Los esfuerzos del Centro Promotor del Humor, la UNEAC y en especial de la UPEC tendrán el inmenso desafío de formar especialistas capaces de destacar referentes de opinión adecuados para los creadores, los críticos y los públicos.

En una sociedad que enfrenta grandes desafíos en su lucha por ser próspera y sostenible, habrá que pensar que esa prosperidad tendrá que ser materializada también- en función de la creatividad y del uso responsable de los medios de comunicación para evitar confusiones innecesarias en las dinámicas y el desarrollo del pensamiento social.

Tendremos que venir sobre estos temas en el teatro, los centros nocturnos del Ministerio de Cultura y los que pertenecen a la red extra hotelera del turismo.

Ya hablaremos de eso en otros espacios.