dedeté

Sitio de humor cubano

24 de mayo de 2022 23:16:14 | Edición impresa | Síguenos en: rss

La Columna

cortar

La próstata y la luz

aumentar disminuir imprimir
viñeta para texto Jape Foto: Adán Iglesias

Por Jorge Alberto Piñero (JAPE)

El pueblo cubano va tomando señas y trata de ir
acondicionando su modo de vida a las nuevas formas
económicas y de intercambio social. Tras el aviso de la
apertura del litoral, es posible que este domingo haya un
estallido de personas que viajen hacia la playa luego de
varios meses de mucho Sol, sin mar, ni arena
Y cuando digo arena hablo de todo tipo de arena, porque los
áridos de la construcción también están perdidos. Alguien
cercano, que realiza pequeños arreglos en su casa para
evitar las filtraciones en el techo, me comentaba de los
altos precios del saco de arena lavada, e inmediatamente
apostilló: «¡menos mal que estaba lavada, tú te imaginas si
además tengo que comprar detergente!
Decía lo de la playa porque mi vecina, una espléndida
mulata que tiene pa comer y pa llevar, estaba muy
preocupada porque la trusa le queda demasiado apretada. La
pequeña pieza de baño ha perdido toda su elasticidad a
causa del calor, la humedad y el tiempo que lleva guardada,
la trusa y ella. Rápidamente un vecino bien intencionado, y
para consolar a la esbelta criollita le comentó: «¡No te
preocupes por la trusa, lo importante es que lleves
nasobuco!»
Singular resulta la fórmula que ha encontrado mi amigo Adán
para refrescar su habitación en las calurosas noches, sin
que se dispare el costo de la electricidad, el cual, nadie
sabe por qué, se dispara solo.
Mi jefe y amigo, ya cercano a la tercera edad, me ha dicho
que su próstata le ha servido como regulador de tiempo y
gasto de electricidad en las madrugadas. Según me cuenta,
él tiene en su cuarto un aire acondicionado BK 200, de
fabricación soviética, que actualmente acumula piezas de
recambio de todos los países asiáticos. Enciende el equipo
a esos de las 10:30 de la noche, cuando ya se van a
acostar. El cuarto se refresca y todos duermen
plácidamente. Sobre la 1:00 am, su próstata da el primer
aviso, él se levanta a orinar y de paso apaga el BK 200.
Entonces enciende el ventilador Midea para mantener la
habitación fresca. A las 5:00 am, la próstata vuelve a
llamar su atención, se levanta a orinar y es cuando apaga
el Midea, porque ya la madrugada ha refrescado. Aún quedan
dos o tres horas de sueño en las que se puede ahorrar
electricidad y dinero.
Muy campechano, el diestro caricaturista, me asegura que su
próstata no falla y que solo tiene que tomarse medio litro
de agua antes de acostarse.
Por su parte mi amigo Floro, además de dos nasobucos
nuevos, se ha buscado un par de gafas negras y un bastón.
Dice que al principio le era complicado caminar sin apenas
ver, pero que ya se ha acostumbrado y la pasa de maravilla.
No se entera de los precios actuales, evitando así un
posible infarto. Asegura mi fraterno cofrade que ahora más
que nunca entiende la profundidad de ese refrán que reza:
¡Ojos que no ven, corazón que no siente!